Explorando con mis pies descalzos.

¿Sabéis las consecuencias negativas que produce en el desarrollo del bebé el calzarlos precozmente, incluso antes de que caminen? 

       Cuántas veces habremos visto a nuestro bebé quitándose sus zapatitos mientras insistimos una y otra vez en ponérselos; y cuántas otras nos habremos volteado para buscarlo en el suelo tras echar una mirada a su pie descalzo, ¿por qué lo hace? con lo bonitos que le quedaban. Sin embargo vemos la felicidad en la cara de nuestro nene cuando juegan con sus pies desnudos, los cogen y los exploran, mientras nosotros sin quererlo nos empeñamos en estropear ese descubrimiento colocándoles esos preciosos zapatos, que encima no han resultado ser para nada económicos. Y es que en el mercado existen variedad de zapatos, de todos los estilos, marcas, o materiales; e incluso las industrias han visto un gran negocio en la fabricación de calzado infantil que se ve reflejado en la cantidad de publicidad que se empeñan en reflejar los beneficios de un calzado preparado para dar los primeros pasos. 

      




       Es aquí cuando entra en juego un estudio interesantísimo que ha sido desarrollado por Isabel Gentil García, Profesora de la Escuela Universitaria de Enfermería, Fisioterapia y Podología de la Universidad Complutense de Madrid, titulado "Podología preventiva: niños descalzos igual a niños más inteligentes" en donde se pretende ofrecer argumentos científicos que justifican la necesidad de dejar descalzos los pies de los bebés no andantes, inhabilitando la utilización del calzado con la única finalidad de abrigar. En el enlace podemos ver detalladamente el estudio publicado en la Revista Internacional de Ciencias Podológicas.

       En el estudio además de criticar los anuncios comerciales que hacen referencia al calzado de los bebés, se explican teorías que pretenden informar de las consecuencias negativas que produce en su desarrollo el calzar a los bebés precozmente, por lo que por el contrario los bebés descalzos desarrollarían mejor su inteligencia. Isabel Gentil expone:

"Coger con sus manos sus propios pies produce experiencias sobre los límites del propio cuerpo, nuevas sensaciones y en consecuencia desarrollo cognitivo"  

"El calzado denominado preandante o el calzado para el gateo, no tiene justificación para su uso, impide recibir sensaciones, además añade un peso excesivo a los pies impidiendo hacer lo que necesitan, esto es, moverse y además el niño se lesiona al golpearse las piernas con ese calzado"


 Por tanto vemos como el calzado interrumpe el desarrollo natural del bebé pues:

  • Impide que este adquiera información del mundo exterior a través de sensaciones (temperaturas, texturas, irregularidades del terreno...). 
  • Interrumpe la maduración del sistema nervioso impidiendo el desarrollo intelectual y las habilidades sociales. 
  • No se refuerza la musculatura ni se mejora la posición de las articulaciones.
  • Provoca golpes y lesiones.

¿Qué opináis del estudio? ¿Estáis de acuerdo con la utilización de calzado en bebés preandantes? ¿Sabíais sobre estas consecuencias negativas?



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Anímate y escribe aquí tu comentario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...