Literatura Infantil

CUENTO: RAFA LA GARZA Y TONO EL ZORRO.

¡Hola Educadores de Tesoros! 

   Hoy vamos a hablar de un cuento que tiene como protagonistas a dos peculiares vecinos que si bien a simple vista no tienen nada en común, sus vidas se asemejan más de lo que ellos imaginan. No te pierdas este entretenido cuento que une a dos almas distintas que se necesitan para llenar sus días de diversión. 

Título: "Rafa la Garza y Tono el Zorro"

Autor: Laurence Tichit.
Ilustraciones: Éric Puybaret.
Editorial: Vicens Vives.
Colección: Piñata.
Edad: A partir de 6 años.

Argumento:

   
Rafa la garza y Tono el zorro son vecinos, pero no son amigos. Parece natural, ¡porque son tan diferentes! A Tono le gusta cocinar, cuidar de su huerto y bañarse en la piscina; a Rafa, en cambio, no le gusta el agua, le encanta columpiarse y detesta la cocina. En verdad, Tono y Rafa son muy diferentes como para ser amigos... Bueno, al menos eso dicen ellos...

   El escritor Laurence Tichit y el ilustrador Éric Puybaret han creado esta sencilla pero aleccionadora historia, en la que nos demuestran que las diferencias entre las personas no sólo justifica que se distancien las unas de las otras, sino que deberían ser motivo para enriquecerse mutuamente. 




Guía para padres: 

   Este cuento me ha ganado por su originalidad y porque cuenta una historia entrañable entre dos personajes que se dan cuenta de que nunca es tarde para tener una bonita amistad. Tus hijos encontrarán en él diversión, respeto, y confianza, ingredientes que no pueden faltar nunca en la formación de una auténtica amistad. Es importante inculcar en los niños estos valores desde que son conscientes del sentido de la amistad, no solo para que ganen en afecto y se sientan queridos, sino para que cuiden de sus amigos, los respeten y los valoren. Hoy en día por las circunstancias sociales los niños no se relacionan tan fácilmente con otros niños, muchos se crían siendo únicos y tal vez el entorno por excelencia en el que se desenvuelvan con sus iguales sea en el colegio. Esto puede provocar carencias afectivas e incapacidad para afrontar situaciones en la adolescencia. Aunque no evidenciemos todavía estos problemas, los padres debemos actuar para que los niños crezcan en un entorno social querido, por lo que debemos inculcarles estos valores haciéndoles partícipes en actividades donde hayan más niños, además de utilizar herramientas que los fomenten como en el caso de este ocurrente cuento.


Guía para educadores:

   Ya hemos visto que los cuentos también son un recurso ideal para trabajar la amistad, ¿pero sabías que a través de Rafa la Garza y Tono el Zorro puedes elaborar diferentes juegos que fomenten el compañerismo en el aula? Se me ocurren algunos como que cada niño hable de la parte de su casa en la que le guste estar y porqué le gustaría compartirla con otros niños. Agrupar a los niños por gustos afines para que expliquen porqué les gusta tanto, y después se vuelvan a mezclar con otros niños reuniéndose en otros grupos a través de otro gusto y su  posterior explicación. Trabajar conjuntamente en una ensalada de frutas, en la que cada niño lleve su fruta preferida. Dibujar un animal y comentar que puede aportar como amigo. Como ves, el cuento te puede aportar infinidad de ideas para que elabores tus propias actividades pues precisamente este se presta a ello. Además si lo deseas, puedes aprovechar la variedad de actividades que hay al final del libro para trabajarlas conjuntamente con los niños. 

Ilustraciones:

   Lo primero que dije cuando vi las ilustraciones de este cuento fue ¡Wau! que preciosidad. Son tan coloridas y tienen tantos detalles que dan ganas de entrar en sus casas para jugar con sus personajes. Además de que transmiten la sensación de que se lo están pasando tan bien que todo a su alrededor es felicidad. Las diferencias de todo lo que rodea a ambos personajes son notables, colores fríos frente a colores cálidos, círculos frente a cuadrados, formas amplias frente a formas estrechas; todo lo que hay en la ilustración nos lleva a diferenciar de forma automática a ambos personajes. El autor Éric Puybaret trabajó intencionadamente las ilustraciones para que los niños puedan distinguir perfectamente la vida de los animales, y encima los humaniza de una manera tan natural que hasta se atreve a ponerles zapatillas y bañadores. Las formas que utiliza están pensadas para dar sensación de movimiento y las figuras suben y bajan en función de sus juegos. Los paisajes son atractivos y tanto en una casa como en otra se le da importancia a la naturaleza, aunque a Tono se le de mejor la jardinería que a Rafa. Otro aspecto a tener en cuenta es la tipografía que llama la atención cuando se adapta a las ilustraciones, así como cuando se utiliza una tipografía diferente para destacar los nombres de los personajes.

   Queridos educadores de tesoros, hasta aquí mi reseña de hoy. Como siempre espero que os guste y no tardéis en disfrutar con vuestros hijos las páginas de este perspicaz cuento por el que fluye la amistad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Anímate y escribe aquí tu comentario.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...